Mortalidad


Y bajó del caballo, después de recorrer el mundo buscando ángeles y demonios. 
De llegar a la línea de horizonte y saltar en busca de otras almas.
De batallar con su sombra, de pelear con sus infiernos mentales.
Galopando por tierras áridas, por hielos quemados, por fuegos helados.
Trotando por encima de los falsos y manipuladores líderes de un mundo que ya le es ajeno.
Y llegó de su largo viaje sin poder traspasar el purgatorio, ni comer la fruta prohibida, por lo que sigue viajando invisible, entre los humanos, burlándose de ellos, pero envidiándolos porque sabe que ellos algún día podrán morir y él seguirá  errando eternamente.